A partir de la destilación de vino blanco se obtiene un agua de vida que, posteriormente, se almacena en barricas de roble para dejarla envejecer durante un periodo mínimo de dos años. Por último, se ensamblan diferentes aguas de vida hasta lograr un determinado sabor en el coñac. 

Si desea conocer mejor los detalles del método de elaboración del coñac, consulte el apartado Método artesanal.