El coñac se elabora a partir de vino blanco, utilizando únicamente unas variedades muy concretas de uva. Las uvas deben haberse cultivado en uno de los seis crus que se encuentran en los alrededores de la ciudad de Cognac, en las regiones de Charente y Charente-Maritime (Francia). 

Uvas del coñac
El vino que se utiliza en la elaboración del coñac debe estar compuesto en un 90 %, como mínimo, de las variedades ugni blanc, folle blanche o colombard. El 10 % restante puede pertenecer a uvas folignan, jurançon blanc, meslier St-François, sélect, montils o sémillon

Producción del coñac
Este vino pasa por un proceso de doble destilación en alambiques de cobre para generar un agua de vida que, posteriormente, se almacena para dejarla envejecer durante un periodo mínimo de dos años y, finalmente, se ensambla para obtener el coñac.